Skip to content
Torralba d'en Salort

Desde NURARQ, Menorca Arqueología y Cultura queremos daros la bienvenida al poblado talayótico de Torralba d’en Salort.

Si seguís el recorrido marcado, podréis contemplar los restos que nos han llegado hasta hoy de las diferentes estructuras que conformaron en su día uno de los mayores poblados de la isla.

Esperamos que disfrutéis de la visita…

¡Más de 4000 años de Historia os esperan!

2. Cantera prehistórica
Se trata de una de las canteras del poblado donde en época talayótica se extraía el material de construcción. Todavía se pueden ver algunos bloques de piedra que, por alguna razón hoy desconocida, nunca se utilizaron y quedaron en el lugar.
2
3. Casa Talayótica

Las casas de la época del talayótico final (a partir del s. VI a.C.) son unas estructuras de planta de tendencia circular, no en vano son llamadas círculos por los arqueólogos, que presentan una estructura muy estandarizada. De esta forma, podemos saber que lo que tenemos ante nuestros ojos es un círculo, aún sin haberlo excavado todavía.


Se trata de viviendas grandes, que debían albergar a una familia extensa, posiblemente con unos 10 miembros o más. Las habitaciones se estructuran alrededor de un patio central que quedaría al descubierto. En este patio, se ubicaría la hoguera que servía para cocinar. Estas casas se orientan hacia el sur, y es precisamente delante de la fachada donde en muchas ocasiones se hallan grandes patios con silos y diferentes habitaciones, las cuales tendrían la función de almacén o de lugar de trabajo diario.


En cuanto a los materiales hallados en el interior de estas estructuras, podemos destacar grandes cantidades de herramientas que servirían para procesar alimentos, tales como molinos manuales (para hacer harina), punzones de hueso, cuencos, ollas, y otros recipientes cerámicos… Además, también se suelen hallar elementos que forman parte de la producción de tejido, como son los pesos de telar o las fusayolas.

4. Talayot Grande
El talayot es el edificio que da nombre a la cultura prehistórica de Menorca y de Mallorca, aunque en ambas islas estos monumentos tienen sus propias características. En la isla de Menorca son mucho más monumentales y presentan formas más diversas, tratándose, por lo general, de grandes torres que se empezaron a construir hacia el año 1000 a.C., alrededor de las cuales se estructuraba el poblado. Estamos ante una torre maciza que serviría no solamente para el control del territorio (desde la cima de un talayot suelen divisarse otros de otros poblados), sino que también cumpliría una función simbólica de cohesión social.
3
5. Recinto de Taula

El recinto de taula de Torralba d’enSalort es sin duda el más espectacular de la isla.Este santuario fue excavado por Manuel Fernández Miranda y William Waldren entre los años 1976 y 1985. Sus investigaciones nos proporcionaron datos muy significativos a la hora de intentar acercarnos a comprender el mundo simbólico de los talayóticos.

Se trata del santuario de mayores dimensiones y en mejor estado de conservación de la isla, y en él destaca la Taula, la cual se erige majestuosa, con sus 5 metros de altura, en el centro del edificio.

Una taula es una construcción consistente en una gran losa vertical coronada por un capitel horizontal, conformando una suerte de T. Se llama así porque en catalán, la palabra taula significa mesa y, en tiempos pasados, las leyendas locales contaban que se trataba de mesas utilizadas por una antigua raza de gigantes que habitaban la isla.

El recinto presenta una planta en forma de herradura con fachada ligeramente cóncava en el centro de la cual se sitúa el único acceso al espacio interior. Los muros están construidos mediante la denominada técnica ciclópea, que consiste en erigir paramentos con grandes piedras o losas en seco; es decir, sin ningún tipo de argamasa que las una. En el caso del muro perimetral, se observa que es de doble paramento, mientras que las divisiones internas se realizan mediante muros simples.

6. Rectoría
Edificio conservado parcialmente. Excavado en los años 70 mientras se excavaba el recinto de taula, sus investigadores lo interpretaron como almacén de ánforas de vino, razón por la cual lo llamaron “la rectoría”.
7. Talayot Pequeño

Es muy común que en un poblado talayótico encontremos más de un talayot y que sean diferentes entre ellos, cosa que nos indica que probablemente tuvieran también funciones diversas. En el poblado de Torralba, encontramos dos talayots, en este caso el segundo es más pequeño y todo parece indicar que fue desmantelado y sus bloques reutilizados cuando se construyó el recinto de Taula, que se halla al sur del mismo. Este hecho nos muestra que hacia el 500 a.C. estas grandes torres dejan de funcionar como elementos simbólicos y se empiezan a construir las Taulas. Además, gracias a que se utilizaron algunos bloques, podemos observar la técnica constructiva, puesto que se han conservado muros circulares internos dispuestos de forma concéntrica, como si se tratase de una cebolla.

Alrededor de éste talayot, se pueden observar diferentes estancias rectangulares construidas de forma radial al mismo. Éstas fueron excavadas en los años 80 y en su interior se hallaron materiales correspondientes a viviendas de época talayótica.

8. Silos
Los silos son cavidades artificiales excavadas en la roca que servían para almacenar cereales o como depósitos de agua. Se trata de elementos muy comunes en todos los poblados talayóticos y en origen tenían una tapadera, aunque estos elementos no se han conservado.
silos-torralba
9. Casa postmedieval
Las tierras de Torralba han estado ocupadas de forma probablemente ininterrumpida desde época prehistórica hasta hoy, y es por ello que encontramos en el poblado diferentes construcciones que no corresponden a la época prehistórica. Estamos ante una de ellas. Se trata probablemente de dos edificios adosados construidos con bloques de marés que datarían del s.XVII. El primero de ellos podría haber sido una capilla o pequeña iglesia rural debido a los nichos que presenta. El segundo sería una casa, aunque no lo sabemos con seguridad. Alrededor de éste talayot, se pueden observar diferentes estancias rectangulares construidas de forma radial al mismo. Éstas fueron excavadas en los años 80 y en su interior se hallaron materiales correspondientes a viviendas de época talayótica.
10. Cantera Contemporánea
La mitad sur de la isla de Menorca está compuesta geológicamente por una plataforma Miocénica de roca sedimentaria muy homogénea de la que se extrae el marés, un tipo de piedra fácil de trabajar que se ha utilizado tradicionalmente en la isla como material de construcción. El marés antiguamente se extraía a mano, utilizando herramientas especiales tales como la alzaprima, el pico, el azadón, la escoda o el trinchante. La pequeña cantera que podemos observar en Torralba, nos evidencia la extracción de bloques rectangulares que se extrajeron de delante de un hipogeo talayótico seguramente reutilizado como establo para el ganado.
cantera
11. Cuevas de enterramiento
Las cuevas de enterramiento artificiales se conocen con el nombre de hipogeos. Se trata de construcciones subterráneas picadas en la roca de forma manual con herramientas de bronce o de hierro, que servían para enterrar a los muertos. En la época del talayótico final, estas cuevas habrán evolucionado de las formas más simples hasta las que podemos contemplar en Torralba, que tienen diferentes nichos o lóbulos en su interior. En ellas se enterraban de forma colectiva los miembros de la comunidad, y en su interior se practicaban diferentes rituales funerarios.
12. Vaqueriza, cisterna y gran hipogeo

Según las fuentes orales, el cuello de la cisterna ya existía a principios de siglo XX. Esta cisterna reaprovechaba un gran hipogeo o cueva de entierro de época talayótica, el cual se vació y su entrada se tapió, además de practicarle un agujero en la parte superior para poder extraer el agua que se acumularía en su interior. 

En el año 2013 se localizó la entrada de este hipogeo y se pudo documentar su forma en planta. En el 2020 hemos recuperado este espacio mediante la retirada del gran muro moderno que sellaba la entrada, para tener acceso a su interior y poder abrirlo al público. Ahora durante la visita al poblado se puede acceder y comprobar que se trata de un hipogeo de forma compleja y con tres columnas exentas con base, convirtiéndolo en uno de los ejemplos más destacables de este tipo de cuevas funerarias del Talayótico Final en Menorca. 

En cuanto al bouer o vaqueriza, no sabemos exactamente cuándo se construyó, pero seguramente sería contemporáneo al cuello de la cisterna. Es un pequeño edificio moderno de planta rectangular con dos ámbitos, construido con bloques de piedra marés fijados con mortero de cal, que se utilizaba para estabular el ganado.

nurarq_visitaguiada
13. Era
La era es una construcción etnológica circular, utilizada en época moderna como un elemento fundamental en los trabajos del campo. Una vez segado el cereal, se ponía sobre la superficie plana de la era para realizar el trillado, es decir, la separación del grano de la paja. Tras la trilla, se realizaba el aventado, la criba y finalmente la mesura y el ensacado. Todos estos trabajos se realizaban de forma manual o con la ayuda de animales hasta el s.XX.
14. Muralla ciclópea

Durante el talayótico final, observamos que, seguramente debido a la inestabilidad general del Mediterráneo en esta época, muchos de los grandes poblados se empiezan a amurallar.

La técnica que utilizan para construir estas murallas, conocida como técnica ciclópea, es la misma que se usa para los grandes muros perimetrales de las casas, es decir, se construye un muro de doble paramento, el paramento exterior del cual se erige mediante un zócalo con bloques rectangulares sobre los cuales se asientan en vertical grandes losas, seguidas por hiladas de piedras más pequeñas, más o menos rectangulares, sin la utilización de ningún tipo de argamasa. El paramento interno puede ser igual que el externo o más simple, y el espacio que queda en medio se rellena con piedra pequeña

15. Sala hipóstila

Se le llama sala hipóstila a un recinto cubierto por un techo sostenido mediante columnas. En el caso de Torralba, se puede observar que se trata de una habitación aparentemente subterránea, ya que fue cubierta por un túmulo de tierra. Se accede a ella a través de un corredor que conduce a la sala principal, la cual presenta varias columnas que sustentan un techo de grandes losas planas.


La sala fue parcialmente excavada en 1973, abandonándose debido a la inestabilidad que presentaba la estructura. En el 2016 se reanudaron los trabajos de excavación y restauración, siendo finalmente inaugurada durante el verano de 2017.


Los arqueólogos creen que se trataría de un lugar de almacenaje que se construyó en época prehistórica y que fue reutilizada hasta la época romana, ya que en su interior se hallaron numerosos restos de cerámica de esta época, entre los que destacan una lucerna, en el disco de la cual aparece un gladiador.

16. Muro de “SA MISÈRIA”
Este muro no se trata de una estructura prehistórica, sino de una típica pared seca menorquina, que, en este caso, destaca por su altura y anchura. Se le conoce como el “muro de la miseria” por haberse construido en años de la postguerra, cuando el propietario de las tierras de Torralba de en Salort de aquellos momentos contrató mucha mano de obra para construirlo, con la intención de separar los campos de cultivo de la que hoy es la antigua carretera.